Noticias

3.jun.2011 / 01:07 pm / Haga un comentario

Para comenzar con ciertas reflexiones de las cualidades o las virtudes (hoi la palabra virtud le suena a muchos con un anacronismo no admisible en estos tiempos siglo XXI), carácter o condición que debe tener una persona, o unciudadano como designamos a los que llevan existencia en las urbes o ciudades, establecido así desde los tiempos de la Revolución Francesa, pudiendo recordar dentro de la gran literatura de habla española, la manera de pensar para resolver crisis políticas o sociales, que empleó Sancho Panza, el mostrenco escudero del Caballero de la Triste Figura, nuestros Don Quijote de la Mancha. Por cierto que en los debates en la Asamblea Nacional, donde algunos opositores ni siquiera superaron a Sancho sino que se exhibieron inferiores a él, escuché creo que del ex gobernador de Falcón i primer “damo”  de esa bella e inteligente gobernadora  Stella Lugo de Montilla, que eso de “si los perros ladran es porque estamos andando Sancho” o algo similar; pero hasta donde yo he leído en el Quijote, eso no está escrito allí, i solamente recuerdo que había en el pasado un ron, creo que se llamaba Ron Taparita, cuya propaganda decía algo parecido i el dueño en Maracaibo del Cine Vallejo, Don Alejandro Vallejo creo que se llamaba,  en El Saladillo, repetía algo como “Los perros ladran pero la Caravana pasa” i el Ron Taparita es lo mejor o sigue adelante, en algo que se publicitaba en los llamados entonces, “vidrios de cine”. I mi amigo César Prieto Oberto, dice recordar en una gran pared de ese Saladillo inolvidable i desaparecido, que tenía ese slogan, “Los perros ladran pero la caravana pasa”. De modo que el ex gobernador de Falcón me parece que tiene razón i a la oposición, que ni le nombren El Quijote. ¿Lo habrán leído Ismael, Velásquez o el cejudo Borjes? Creo o estoi seguro que no, demasiada exigencia a sus cerebros.

I alguien me dirá que tiene que ver una cosa con la otra, especialmente entre políticos incultos, aunque muchos cuando hacen aunque sea una cosa sin relevancia o luchan unas semanas o meses por alguna banalidad, enseguida dicen ser unos quijotes i hasta recuerdan que el Libertador dijo que “Jesucristo, Don Quijote i yo, somos los tres grandes majaderos de la humanidad”. I el cuarto héroe majadero es cada uno de ellos.

Volviendo al tema del posible candidato i recordando el Capítulo LI de la Segunda Parte de la obra de Cervantes, donde Sancho es capaz de dar respuesta o solución a una auténtica paradoja, respecto a lo planteado al cruzar una puenta (sic) porque allí es femenino, i enfrentarse a un jurado i a una horca, respecto a decir verdad o mentira. Sancho se inclina por la verdad, pero aclarando que él, a pesar de ser mostrenco (o iletrado que ni sabía firmar), tuvo sano acierto fundado en recordar los buenos consejos de su amo Don Quijote. El consejo fue, dice el gobernador de la ínsula Barataria: “Cuando la justicia estuviese en duda, me decantase y acogiese a la misericordia”. I en la carta que le hace, acaba de aconsejarle cómo bien gobernar, con base a una buena formación como persona i atendiendo a los requerimientos del pueblo. A pesar de la distancia en el tiempo, los políticos deberían conocer los consejos de Don Quijote a Sancho, como se exponen en varios capítulos. I salgamos de estas cosas literarias i vamos a lo histórico.

Convencido que el 98 ó 99% de esos políticos de la ultraderecha, de la alta burguesía o la alta burocracia de rancios apellidos coloniales, o la oligarquía, como también los designamos, no han leído El Quijote –i menos la abundante i preciosa literatura o bibliografía en su entorno− al menos anhelamos que hayan leído a nuestros clásico latinoamericanos i venezolanos, conociendo la obra de Simón Rodríguez, de Cecilio Acosta, Andrés Bello, Jesús Semprúm, Rufino Blanco Fombona, Salvador de la Plaza,  José Martí, Montalvo, Rodó, Mariátegui, etc., i muchos que se me escapan, i hasta del propio Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Antonio José de Sucre, Rafael Urdaneta, Florencio O’Leary, etc., para tener una guía espiritual, patriótica i se suprema moralidad i ética, en la vida pública, que los aparte de las tentaciones del poder, la corrupción i la falta de humanismo. Urdaneta, al morir en París sin llegar a Madrid i cumplir su misión diplomática, exigió a sus hijos i acompañantes, devolver los viáticos de lo fallo de su viaje, a pesar de sólo dejar en el mundo, una viuda i once hijos en la mayor pobreza.  Por eso hai que leer i conocer historia. I aquí he tocado otro punto débil de muchos que piensan como una autora de hoi que expresó, ser anticuado el leer. I precisamente en este campo de las letras i la pasión por la historia i el humanismo científico, está una de las grandes ventajas que ha tenido el presidente Chávez, sobre los pretendientes incultos a la presidencia;  los supera ampliamente en eso de leer o mejor, estudiar, lo que antes era inconcebible encontrar en un militar de carrera. Eso, no solamente aquí, sino en muchas potencias del mundo. Los políticos norteamericanos son una muestra de primera línea; sus curules, en mayoría, son obtenidos no en base a la cultura i el conocimiento, sino al dinero o las trasnacionales que tengan de respaldo. Lo mismo sus presidentes; creo que Reagan sólo conocía bien de cine i de creencias mágicas o hechicería, como dijo Carl Sagan, i Bush, de negocios vaqueros i de petróleo, comerciando hasta con la familia de Bi Laden; los Kennedy de negocios i de mujeres, hasta acabar ambos con la vida de Marilyn Monroe. Por eso los ha complacido siempre los barraganatos venezolanos.

En nuestro país, en la era republicana, la mayoría de los presidentes fueron en principio, hombres del montón de la política con antecedentes en la guerra de la independencia, i luego productos de las componendas i mafias políticas interesadas en el poder para beneficios económicos propios, sin proyecto alguno de organización social i económica. Basta leer varios de los libros que existen sobre esos presidentes i que a fines del siglo XIX i principios del XX, apenas si destaca en algunas cosas patrióticas Guzmán Blanco por afrancesado i Cipriano Castro por tener ya concepto de patria i de defender su suelo i su soberanía. El siglo XX comienza con la historia de Castro i de Gómez i a la muerte de este dictador por 27 años, López Contreras, Ministro de Guerra del dictador, es una transición un tanto acobardada, hasta que llegó Medina Angarita para sorprendernos con su democracia i el inicio de su enfrentamiento a los Estados Unidos, frente al problema petrolero, causa por la que fue depuesto por decisión del Imperio del Norte. De modo que el verdadero padre de la Democracia en Venezuela, es Isaías Medina Angarita i jamás Rómulo Bethancourt, quien de comunista pasó a lacayo de los Estados Unidos, acaso viendo los sucedido con Medina. Luego, la historia es más que conocida i paremos este apretado resumen.

En consecuencia, la historia, la filosofía, la economía i la vida social, nos enseñan qué cualidades debería tener un hombre –o una mujer− que aspirase a la presidencia de la república, visto el fracaso del neoliberalismo capitalista, el sometimiento esclavista de los pueblos de América por debajo del Río Grande, i la voracidad asesina del imperio más universal i maldito de este mundo.

(Continuará)

robertojjm@hotmail.com

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.